A veces pensamos que los necesario para hacer una obra de calidad es tener muchos materiales más baratos. Sin embargo, esto es un error. En Blanco Barreiro apostamos por materiales de mayor calidad aunque sean más caros y la experiencia nos da la razón.

El tiempo pasa para todo

La principal razón de que los materiales deban ser de calidad es su resistencia al tiempo. Puede que en un primer momento ahorrar en ciertos componentes resulte tentador, pero a la larga sale más caro. Las inconsistencias en la estructura, la climatología o el simple paso de tiempo pueden terminar por convertir un proyecto prometedor y económico en una ruina.

Por eso en Blanco Barreiro siempre apostamos por materiales de gran calidad y de proveedores de confianza, como Porcelanosa. Es fundamental reflejar le compromiso de calidad desde el primer momento, es decir, desde que se escogen los materiales para acometer las obras, ya que si no puede resultar en retrasos y pérdidas económicas.

La rentabilización llega

Pero incluso aunque al principio resulte más caro, a la larga termina saliendo mucho más barato apostar por componentes de calidad como hacemos en nuestros proyectos. De lo contrario se termina entrando en un constante bucle de reformas, aplicando parches continuamente a un problema que es estructural, de base. Esto es un gasto progresivo de dinero y que puede incluso afectar a la integridad general del proyecto final.

En término inmobiliarios lo mejor es pensar a largo plazo. No se trata de conseguir un buen resultado ahora, si no que el resultado sea óptimo desde el primer momento hasta el futuro. Que se mantengan en el tiempo es un sello de calidad y del compromiso con los clientes, como siempre tratamos de conseguir en Blanco Barreiro.

× Pregúntanos