Ubicada en Sarela de Abaixo, en las proximidades de Santiago de Compostela, esta finca fue un proyecto de Blanco Barreiro para conseguir seguridad y privacidad para sus dueños. Con materiales de primera calidad y un flujo de trabajo profesional y completo, se edificó un cierre de piedra con un portalón para la entrada de vehículos. El aspecto casa perfectamente con su entorno, formando parte de él e integrándose con la casas que rodea.

Actualmente la privacidad y la seguridad están a la orden del día. Cuando vivimos en un apartamento no tenemos problemas con nuestra intimidad porque estamos protegidos de miradas indiscretas. Y si todo se ha hecho correctamente, tampoco debería haber problema con la seguridad. Sin embargo, la situación cambia radicalmente en una casa. Tener un buen cierre nos permite proteger nuestra casa, así como evitar miradas indiscretas para poder relajarnos tranquilamente y disfrutar en nuestra finca.

× Pregúntanos